Saltar al contenido
Paraelpelorizado.com

La porosidad del cabello, qué es

porosidad del cabello rizado

Puede que algún momento de tu vida hayas notado tu cabello algo opaco, enredado o con un frizz muy exagerado. La causa de este problema suele ser la porosidad instalada en las hebras del cabello, la cual ocasiona que los productos cosméticos que aplicamos pierdan su efecto inmediatamente. De modo tal que si conocemos esta característica inherente a nuestro pelo, podemos elegir mejor los productos y técnicas que utilizamos.

Introducción a la porosidad del pelo

Para comprender mejor qué es la porosidad del cabello haremos un breve repaso de biología sobre la estructura de la fibra capilar, la cual está compuesta en un 90% por queratina, un tipo de proteína muy utilizado en tratamientos estéticos y que a su vez está presente en nuestra piel y uñas.

La fibra capilar está compuesta por tres capas:

Médula: Núcleo de la fibra.

Córtex: Está ubicada en el medio de la fibra capilar, y se encarga de dar al cabello su elasticidad y su forma. En ella se encuentra la melanina, el pigmento que define el color del cabello. Esta capa marca el límite hasta el cual deben llegar los productos y tratamientos de hidratación sin ocasionar problemas de resequedad o cabello quebradizo.

Cutícula: Es la capa externa, y es también la que cumple la función de regular la hidratación. Al estar más expuesta, se ve perjudicada por el calor y tintes o desrizantes –factores químicos-

Estructura del cabello, gráfico

Una vez abordado este tema, pasemos a definir la porosidad del cabello.

¿Qué es la porosidad del cabello?

La porosidad se define como la capacidad que tiene el cabello para regular la absorción y retención de la hidratación, la cual es directamente afectada por la condición en que se encuentren las cutículas.

Para tratar cualquier tipo de cabello, debemos conocer su grado de porosidad y utilizarlo como criterio para saber qué productos y tratamientos nos conviene aplicar, bien sea con el objetivo de reparar, nutrir o hidratar.

Tipos de porosidad del cabello

La porosidad del cabello se puede clasificar en tres tipos: baja, media y alta. Que se tenga un tipo u otro, dependerá del estado de las cutículas, un rasgo que además de tener un factor genético, se ve afectado por los productos y tratamientos que le aplicamos al cabello. Dependiendo de si se tiene uno u otro tipo de porosidad, deberás utilizar un tipo específico de productos y rehuirle a otros.

Porosidad del cabello, cutícula

Porosidad del cabello baja

Ocurre cuando la cutícula capilar es muy compacta, por lo que existe dificultad a la hora de aplicar productos, sustancias químicas y humedad en el cabello. Sin embargo, así como es difícil que entren los productos al pelo, también lo es que salgan una vez han entrado. Por lo tanto, la hidratación perdura mayor tiempo.

Los cabellos con este tipo de porosidad suelen tener un aspecto brillante y suave, pues es muy sencillo de hidratar. Sin embargo, para mantenerlo bien cuidado se deben tener en cuenta ciertos factores que detallaremos más adelante.

Porosidad del cabello media

Los cabellos considerados como “normales” tienen este tipo de porosidad, pues absorben los productos capilares con facilidad y retienen la humedad que aportan.

En términos estéticos, tener este tipo de porosidad es lo ideal, puesto que los cabellos de este tipo no son difíciles de humectar y a su vez suelen ser compatibles con la mayoría de los productos y tratamientos disponibles en el mercado.

Porosidad del cabello alta

Un grado de porosidad alto se debe a una cutícula totalmente abierta, donde el cabello se observa con un aspecto opaco, muy seco y áspero.

Este tipo de porosidad es el resultado de diversos factores, aunque en muchos casos suele ser genético mientras que en otros casos se debe al daño a largo plazo ocasionado al cabello, como el producido por el uso de planchas, rizadoras o tratamientos químicos.

Estas agresiones se reflejan como pequeñas “fisuras” en la cutícula, por donde si bien entra la hidratación con facilidad, también escapa sin inconvenientes. Esto causa que el cabello se enrede con mayor frecuencia y sea quebradizo, frágil y con frizz. En otras palabras, estos daños erosionan cada hebra de cabello.

Sin embargo, no hay porqué alarmarse, para estos casos existen diversas soluciones que explicaremos en el punto siguiente.

Cuidados y mantenimiento según la porosidad del pelo

A la hora de aplicar productos, se debe tener muy en cuenta en el grado de porosidad, pues si sobrepasamos el límite de porosidad de nuestro pelo y colocamos un producto erróneo, podemos causar el temido efecto rebote, perjudicando aún más el cabello.

A continuación especificaremos una serie de recomendaciones y consejos a tener en cuenta para cuidar y mantener cabellos con cada tipo de porosidad.

Cuidados para cabellos con porosidad baja

Para cabellos con porosidad baja, es necesario aplicar productos adecuados a base de agua y extractos herbales que humecten el cabello; por ejemplo: la miel o el aloe vera. Esta clase de productos es muy fácil de hallar, pues entre sus ingredientes siempre está el agua.

Las cutículas apretadas que presenta este tipo de porosidad, suelen estar predispuestas a almacenar productos ricos en proteínas, lo que a su vez genera sensación de rigidez en el pelo. Sin embargo, esto no quiere decir que si la porosidad de tu pelo es baja, no es necesario nutrirlo con proteínas. Por lo tanto, para asegurarnos, es recomendable hacer una prueba de elasticidad y observar el balance de proteínas e hidratación del cabello. Si no sabes cómo hacer una prueba de elasticidad, en el punto sobre el estiramiento humedo se explica cómo hacerla.

En el caso de que sientas u observes que el pelo no absorbe dichos productos, usa el calor –agua caliente- como medio para abrir las cutículas. De esta manera el producto se sellará en el cabello de manera segura

También, es necesario el uso de cremas hidratantes –emolientes–, pues pueden atraer y retener la humedad. Es recomendable el uso de aceite de coco o jojoba, miel, entre otros.

Por último, escoge productos no pesados, como los que son a base de leches para el cabello.

Cuidados para cabellos con porosidad media

Lo bueno de los cabellos con porosidad media, es que las opciones son más abundantes a la hora de buscar productos capilares, pues la mayoría son formulados para este grado de porosidad.

De hecho, si tenemos este tipo de porosidad, podemos usar alternadamente productos formulados para cabellos con porosidad alta o baja. Para cerciorarnos de que los productos están teniendo efectos positivos en nuestro en nuestro cabello, se deben aplicar durante al menos un mes, para de esa forma conocer con exactitud qué tipo de resultados están produciendo, si son buenos o malos.

Lo mejor es no aplicar diariamente productos que contengan proteínas. Es recomendable dividir su uso en algunas sesiones al mes, pues son tratamientos que benefician el cabello.

Cuidados para cabellos con porosidad alta

Los cabellos con porosidad alta necesitan mayor hidratación, pues es más vulnerable a la humedad del ambiente, lo que causa encrespamiento o frizz. Esto ocurre porque el cabello pierde rápidamente la humedad y se ve en la necesidad de recuperarla, por lo que absorbe la que hay a su alrededor.

Para prevenir que esto pase, es recomendable seguir la técnica LCO. Es decir:

L: Líquido o producto acondicionador sin enjuague.

C: crema para peinar o el uso de gel

O: aceite de coco, oliva, jojoba o aguacate

En palabras sencillas, se trata de usar un acondicionador que no tenga enjuague, crema para peinar y gotas de aceite –los mencionados anteriormente–. Todo esto con el fin de hidratarlo, de manera que se pueda definir y sellar para no perder los beneficios de los tratamientos y productos aplicados.

Una alternativa a esta clase de tratamientos, es el uso de mascarillas caseras. Entra las más comunes están aquellas que en su preparación utilizan alimentos proteicos como el aguacate, la leche, el huevo y el yogurt.

En ambientes donde la humedad es superior al 70% es recomendable usar productos que no incluyan humectantes entre sus ingredientes.

Métodos para conocer la porosidad de tu pelo

Conocer la porosidad del cabello es un proceso sencillo. Te enseñaremos algunas técnicas que puedes realizar en casa. Es válido utilizar varias de ellas a la vez.

Recuerda que los resultados de estas pruebas pueden variar según numerosos factores. Un ejemplo claro es cuando el cabello tiene productos capilares agregados, los cuales añaden peso extra a las fibras capilares, un factor que puede alterar el resultado de los test.

Es por ello, que recomendamos realizar estas pruebas de la siguiente manera:

  1. Lava muy bien tu cabello con champú.
  2. Desenredarlo con sumo cuidado
  3. Secarlo muy bien

No siempre es necesario hacerlo de esta manera, puesto que como verás a continuación, algunas pruebas se realizan con el cabello húmedo.

En el caso de que tengas el cabello teñido, realiza la prueba con la sección de pelo más cercana a la raíz, donde se halla el tono natural.

La prueba del vaso

Se basa en hundir una hebra de cabello –limpio y seco- en un vaso con agua para observar si cae en el fondo o sigue flotando.

Recuerda que el cabello no debe llevar ningún producto –tipo acondicionador, aceite, etc.- solo champú.

-Cuando se sumerge entre 2 y 4 minutos, estamos hablando de un nivel de porosidad bajo. Tarda en hundirse porque el agua no lo penetra.

– Si se hunde rápidamente en menos de un minuto, es altamente poroso.

– En el caso de que se hunda con gran lentitud o se quede flotando a medias, se trata de un grado medio poroso. En algunos casos la hebra de cabello se sumerge a medias, dejando una parte en la superficie.

Porosidad del cabello prueba del vaso

El estiramiento húmedo

Además de permitir determinar la porosidad del cabello, también ayuda a saber qué elementos necesita, entre ellos humedad, proteína o ambas.

Para realizar esta prueba debes reunir aproximadamente 10 hebras de pelo y rociarlas con agua. Es recomendable realizarlo en pequeñas áreas de diferentes partes de la cabeza, por ejemplo: la nuca, la zona de las sienes, la corona, entre otros.

Se procede a sostener el cabello firmemente con ambas manos, entre el dedo pulgar y el índice para estirarlo ligeramente lejos de la cabeza.

  • Si el cabello se estira y regresa, está equilibrado
  • Si no vuelve a su forma original, la falta proteína.
  • Si no se estira en absoluto, carece de humedad
  • Si se estira y rompe, hablamos de una falta de proteína y humedad.

Tocando una hebra de cabello

Cuando una hebra de la cabellera está seca, se toca desde la raíz hasta la punta para determinar si la cutícula está rugosa o lisa. Se trata de una técnica algo compleja, pues implica el uso de un microscopio.

-Si está rugosa, es altamente porosa

-Si está lisa, tiene un nivel bajo de porosidad

Con agua

Para establecer el grado de porosidad con agua, se debe rociar una pequeña sección del pelo con agua y observar cómo reacciona el mismo.

-En el caso de que el cabello se humedezca con mayor rapidez, indica que posee un nivel alto de porosidad.

-Al contrario, si pasa el tiempo y el agua permanece, hablamos de un grado bajo.

La prueba de la hebra

Se basa en estirar suavemente una pequeña porción de mechones de las diferentes áreas del cabello. Colocamos una hebra entre el pulgar y el índice y lo deslizamos desde la punta hasta la raíz del cuero cabelludo.

-Si los dedos de desplazan con facilidad por la hebra y se siente densa y dura al contacto, es un cabello bajo en porosidad.

-Si se siente suave, es un cabello con porosidad media.

-Si se siente áspera o se rompe, existe un alto grado de porosidad

Cómo saber si un producto es beneficioso según la porosidad del cabello

Para determinar si los productos que utilizamos están teniendo efectos beneficiosos o perjudiciales para el tipo de porosidad que presenta nuestra cabello, es necesario realizar ruebas de porosidad que nos sirvan de guía.

Con el test de porosidad es posible conocer varios aspectos sobre las condiciones de nuestro pelo. Entonces, si frecuentemente realizamos tests de porosidad y prestamos atención a los resultados, notaremos el impacto que tienen en nuestro cabello los productos y tratamientos que aplicamos y observaremos los cambios que se van presentando prueba tras prueba.

Por ejemplo, si tu nivel de porosidad es alto y observas que tu cabello continua opaco y con muy poca humedad luego de un mes aplicando un producto o siguiendo un tratamiento, es el momento de cambiar y probar algo nuevo.

Lo óptimo es alcanzar un grado medio de porosidad, típico de los cabellos ‘normales’, donde el cabello esté hidratado y suave, y sea fácil de manejar.

¿Qué factores influyen en la porosidad en el cabello?

El cabello puede sufrir de frizz debido a muchas razones. Como primer causante de esta condición está el factor genético, el cual suele ser muy común.

Entre elementos externos se resaltan los siguientes:

Productos químicos: La decoloración, el uso de planchas, rizadores y todos aquellos productos agresivos que buscan abrir la cutícula para que el producto pueda ser absorbido con mayor facilidad, de manera que pueda modificar la estructura del cabello. Por lo tanto, el número de veces que estos tratamientos se repitan, proporcionará mayor daño al cabello.

Falta de Hidratación: El poco uso de acondicionadores adaptados al tipo de porosidad en el cabello, traen como consecuencia graves daños.

Medio Ambiente: Los rayos del sol pueden penetrar en la primera capa de la cutícula, generando grandes daños. De igual manera los cambios bruscos de temperatura –viento, frio, etc.- pueden maltratar al cabello, afectando su humedad natural.

Tratamientos térmicos: los métodos de calor, perjudican en gran medida las hebras de cabello, desde la cutícula hasta la corteza. Esto se debe a que una mayor cantidad de calor, calienta el interior de la fibra capilar, más allá de su punto de ebullición, ocasionando roturas.

Conocer el tipo de porosidad que afecta nuestro cabello es de gran importancia por los motivos antes mencionados. Si quieres que tu cabellera alcance su punto óptimo en cuanto a brillo, suavidad, sedosidad, definitivamente es algo imprescindible utilizar los productos, técnicas y tratamientos adecuados para el tipo de porosidad que tiene tu cabello.

Productos recomendados para cabellos porosos